Antequera

      La ciudad malagueña de Antequera, situada en el principal cruce de caminos de Andalucía y conocida por ello como "el corazón" de la comunidad autónoma, ha sido y es paso obligado para los viajeros de todos los tiempos. Su magnífico conjunto monumental es fruto de su pasado histórico, y se plasma en más de medio centenar de edificios de la arquitectura religiosa y civil, fechados entre la Edad del Bronce y el siglo XVIII, siendo éste y los inmediatamente anteriores los más prolíficos.

      Resulta muy difícil describir en unas pocas líneas los muchos siglos de historia que contemplan dólmenes, colegiatas, iglesias, conventos, palacios, arcos, puertas, alcazaba, capillas, ermitas, casas señoriales, palacetes y hasta la propia trama urbana.

      Pero Antequera no es sólo sus atractivos monumentales, sino también los naturales, con parajes tan espléndidos como la fértil Vega, el sinuoso pantano de El Chorro o El Torcal de Antequera, que sorprende con un extraordinario paisaje kárstico, que nos traslada millones de años atrás en el la historia del planeta.

      El municipio de Antequera cuenta con más de 42.000 habitantes, y probablemente es el que cuenta en España con una mayor densidad de monumentos por ciudadano.

      Pero es fundamentalmente de épocas posteriores de las que Antequera hereda su gran patrimonio histórico. La Real Colegiata de Santa María la Mayor es el más emblemático edificio de la ciudad y declarado monumento nacional.

      Las torres del Homenaje, Blanca y la Puerta de Málaga destacan por su interés e importancia en las murallas de la Alcazaba, conocida popularmente como Castillo del Reloj del Papabellotas. Es también monumento nacional, al igual que la iglesia del Carmen.

      Son muchos otros los edificios de interés, pero sin duda una visita a la ciudad de Antequera no estaría completa sin el Museo Municipal, instalado en el Palacio de Nájera, cuya torre-mirador es una de las más bellas de la arquitectura civil del barroco andaluz. En su interior se guarda el Efebo de Antequera, excepcional escultura romana del siglo I, considerada como "la más bella salida del suelo peninsular", así como la ya mencionada Venus de Antequera, de extraordinaria belleza. Otra pieza de importancia es la escultura de San Francisco de Asís realizada por Pedro de Mena (1628-1688). Mención aparte merecen también el Museo Conventual de las Descalzas, con una valiosísima colección de obras de arte renacentistas y barrocas, y el Museo Taurino.